Mi?rcoles, 06 de junio de 2007
Deseaba postear unos poemas de Miguel Hernandez, gran poeta espa?ol. Creo que aca ya conoceran la historia, lo plasmado con su pluma, quedo para todos, un legado para clamar nuestra humanidad.

Posiblemente algunos les gustaran otros poemas, pero estos que ha aqu? le dejo son de mi preferencia personal ( todos si es posible) y no podr?a traer la obra completa, por que eso ya es un libro.

Espero sea de su gusto y deleite a los lectores.

Saludos a los lectores de este blog.

Abrazos.



*****

VUELO

S?lo quien ama vuela. Pero, ?qui?n ama tanto
que sea como el p?jaro m?s leve y fugitivo?
Hundiendo va este odio reinante todo cuanto
quisiera remontarse directamente vivo.

Amar ... Pero, ?qui?n ama? Volar ... Pero, ?qui?n vuela?
Conquistar? el azul ?vido de plumaje,
pero el amor, abajo siempre, se desconsuela
de no encontrar las alas que da cierto coraje.

Un ser ardiente, claro de deseos, alado,
quiso ascender, tener la libertad por nido.
Quiso olvidar que el hombre se aleja encadenado.
Donde faltaban plumas puso valor y olvido.

Iba tan alto a veces, que le resplandec?a
sobre la piel el cielo, bajo la piel el ave.
Ser que te confundiste con una alondra un d?a,
te desplomaste otro como el granizo grave.

Ya sabes que las vidas de los dem?s son losas
con que tapiarte: c?rceles con que tragar la tuya.
Pasa, vida, entre cuerpos, entre rejas hermosas.
A trav?s de las rejas, libre la sangre afluya.

Triste instrumento alegre de vestir; apremiante
tubo de apetecer y respirar el fuego.
Espada devorada por el uso constante.
Cuerpo en cuyo horizonte cerrado me despliego.

No volar?s. No puedes volar, cuerpo que vagas
por estas galer?as donde el aire es mi nudo.
Por m?s que te debatas en ascender, naufragas.
No clamar?s. El campo sigue desierto y mudo.

Los brazos no aletean. Son acaso una cola
que el coraz?n quisiera lanzar al firmamento.
La sangre se entristece de debatirse sola.
Los ojos vuelven tristes de mal conocimiento.

Cada ciudad, dormida, despierta loca, exhala
un silencio de c?rcel, de sue?o que arde y llueve
como un ?litro ronco de no poder ser ala.
El hombre yace. EL cielo se eleva. El aire mueve.

*****

EL NI?O DE LA NOCHE

Ri?ndose, burl?ndose con claridad del d?a,
se hundi? en la noche el ni?o que quise ser dos veces.
No quise m?s la luz. ?Para qu?? No saldr?a
m?s de aquellos silencios y aquellas lobregueces.

Quise ser ... ?Para qu?? ... Quise llegar gozoso
al centro de la esfera de todo lo que existe.
Quise llevar la risa como lo m?s hermoso.
He muerto sonriendo serenamente triste.

Ni?o dos veces ni?o: tres veces venidero.
Vuelve a rodar por ese mundo opaco del vientre.
Atr?s, amor. Atr?s, ni?o, porque no quiero
salir donde la luz su gran tristeza encuentre.

Regreso al aire pl?stico que alent? mi inconsciencia.
Vuelvo a rodar, consciente del sue?o que me cubre.
En una sensitiva sombra de transparencia,
en un ?ntimo espacio rodar de octubre a octubre.

Vientre: carne central de todo lo existente.
B?veda eternamente si azul, si roja, oscura.
Noche final en cuya profundidad se siente
la voz de las ra?ces y el soplo de la altura.

Bajo tu piel avanzo, y es sangre la distancia.
Mi cuerpo en una densa constelaci?n gravita.
El universo agolpa su errante resonancia
all?, donde la historia del hombre ha sido escrita.

Mirar, y ver en torno la soledad, el monte,
el mar, por la ventana de un coraz?n entero
que ayer se acongojaba de no ser horizonte
abierto a un mundo menos mudable y pasajero.

Acumular la piedra y el ni?o para nada:
para vivir sin alas y oscuramente un d?a.
Pir?mide de sal temible y limitada,
sin fuego ni frescura. No. Vuelve, vida m?a.

Mas, algo me ha empujado desesperadamente.
Caigo en la madrugada del tiempo, del pasado.
Me arrojan de la noche. Y ante la luz hiriente
vuelvo a llorar, desnudo como siempre he llorado.

******

EL HOMBRE NO REPOSA ...

El hombre no reposa: quien reposa es su traje
cuando, colgado, mece su soledad con viento.
Mas, una vida inc?gnita como un vago tatuaje
mueve bajo las ropas dejadas un aliento.

El coraz?n ya cesa de ser flor de oleaje.
La frente ya no rige su potro, el firmamento.
Por m?s que el cuerpo, ahondando por la quietud, trabaje,
en el central reposo se cierne el movimiento.

No hay muertos. Todo vive: todo late y avanza.
Todo es un soplo ext?tico de actividad moviente.
Piel inferior del hombre, su traje no ha expirado.

Visiblemente inm?vil, el coraz?n se lanza
a conmover al mundo que recorri? la frente.
Y el universo gira como un pecho pausado.


Tags: Miguel Hernández, poesía

Comentarios
Publicado por REVOLUCION_CHE
Mi?rcoles, 06 de junio de 2007 | 23:48
??EXCELENTE!! Miguel Hern?ndez es de mis poetas espa?oles favoritos (Garc?a Lorca, Antonio Machado, B?cquer, etc) y tambi?n de los latinoamericanos (Pablo Neruda, Rub?n Dar?o,etc).

Aqu? dejo unos enlaces hacia art?culos de este blog con m?s poemas e informaci?n de Miguel Hern?ndez. Se los recomiendo:

http://revolucionche.blogcindario.com/2007/01/00077-aceituneros-de-miguel-hernandez.html

http://revolucionche.blogcindario.com/2007/03/00142-nanas-de-la-cebolla-miguel-hernandez-y-serrat.html


Saludos.
Publicado por chichicaste
Jueves, 07 de junio de 2007 | 9:33
Luego te traigo mas. Un poco de todo ese gran producto del arte. Ser? un buen viaje por la poes?a. Gui?o

Saludos.
Publicado por Despistado
Lunes, 25 de enero de 2010 | 21:02
Fu? gran amigo de Ram?n P?rez Alvarez, compa?ero de celda y secretario de SILBO la revista donde hacia sus pinitos Miguel Hern?ndez, fueron muchas las conversaciones que mantenimos sobre nuestro gran poeta, por ?l conozc? de las penalidades vividas en la c?rcel de Alicante,?l,junto con otros presos amortajaron al m?rtir, y fu? testigo del horroroso dibujo de Torregrosacon de la figura yacente de Miguel,por el supe que fu? Aparicio quien escribi? el verso de........ despedirme del sol y de los trigos,atribu?do a Miguel Hern?ndez. Estos tres poemas de dsde luego no son de los mejores de su fecunda obra para sus 32 a?os de vida.
Un saludo desde las cercan?as de Orihuela, ciudad natal del poeta, que poco hizo por salvar la vida de su hijo m?s ilustre.
Un saludo