Martes, 27 de julio de 2010

?

Papa Gregorio XVII

?

En un art?culo anterior hablamos de la Iglesia palmariana que se erigi? espiritual y materialmente en el Palmar de Troya (Utrera, Sevilla, Espa?a). A continuaci?n les dejo el testimonio de lo que fueron las palabras de la Virgen Mar?a hacia Clemente Dom?nguez (Papa Gregorio XVII) en una de sus apariciones, poco m?s de un a?o antes de autoproclamarse Papa.

A m? personalmente me recuerda a dos cosas: por un lado a?los discursos religiosos de Don Currito (Francisco Franco, Caudillo de Espa?a por la gracia de Dios), y por otro, a los que inspiraban a ?ste "buen hombre" del Se?or, a la mism?sima Santa Sede, Santo Oficio o, lo que es lo mismo, la Santa Inquisici?n. Al final del texto, las palabras de la virgen me recuerdan m?s a la oferta de un banco por domiciliar la n?mina, ya que en funci?n de ingresos ofrece un mejor o peor obsequio.

No tiene desperdicio. Saludos.

?

-----------------------------------------------------------------

?

31 de mayo de 1.977 - Palmar de Troya.

?

La Sant?sima Virgen Mar?a:

?Mis queridos hijos: He aqu? vuestra Madre, como Reina y Se?ora, rodeada de ?ngeles y acompa?ada

del glorioso Rey San Fernando. El mundo no se da cuenta de la importancia de este Sagrado Lugar, donde se

consolidar? el Gran Papado y el Gran Imperio, el Imperio de Cristo. Este futuro Papa de la Gloria de las Olivas,

que llevar?, junto a la Cruz, la espada, restablecer? el orden en toda la faz de la tierra. Por eso, es necesario que,

todav?a, un tiempo m?s, sufra la cruz de la ceguera, para fortalecerse y para perfeccionarse, para la gran empresa

imperial y papal que recaer? sobre ?l en su d?a. Un gran Papa, que ser? un gran Caudillo. Un Victorioso contra

todos los enemigos de Cristo. Un Caudillo ungido, que tendr? que atajar el camino para cortar el paso al

marxismo, cuyo marxismo, reinar? en Espa?a por brev?simo tiempo, para ser despu?s totalmente destruido y

arrojado de Espa?a, a trav?s de la Cruz y la espada.

?Qu? gran lugar este del Palmar de Troya! ?Y el mundo sin darse cuenta! Gracias a todos vosotros,

Carmelitas de la Santa Faz, los futuros guerreros de las huestes de Cristo.

Es necesario que todos comprendan la importancia de la Orden de los Carmelitas de la Santa Faz, la

Orden m?s grande que ha existido, porque en ella se une lo bueno de las distintas ?rdenes, hoy relajadas.

Y aprovecho este momento para deciros, con manifestaci?n maternal, que, a partir de ahora, en la Orden

de los Carmelitas de la Santa Faz, no se admita m?s a miembros seculares. A partir de ahora, todos los que

ingresen ser?n aquellos que tengan esp?ritu del Clero Religioso... Ya no se admitir? m?s la entrada de seculares

entre vosotros, porque contagiar?an sus malos ejemplos a los miembros de la Orden. Quiero el estado

perfect?simo, que es el de la Vida Religiosa. Pues, el Clero Secular, aunque estado perfecto, es menos perfecto

que el Religioso, much?simo menos; m?xime en esta hora de apostas?a y corrupci?n. No es posible que un

Sacerdote permanezca fuerte y santo en medio de un mundo corrompido, en medio de un mundo de apostas?a.

Los que est?n tomando el camino de secular, generalmente caminan mal, muy mal, porque les falta el esp?ritu del

sacrificio, el esp?ritu de la inmolaci?n, la entrega total. Por eso, ya lo sab?is: A todos aquellos que lleguen, ten?is

que comunicarles mi deseo maternal de que: o religioso o ?no hay nada que hacer! Nada de facilidades para

alcanzar esta gracia sacerdotal y episcopal de los Ap?stoles de los ?ltimos Tiempos...

S?, amad?simos hijos, hijos de mi Coraz?n Maternal e Inmaculado. As? es, Sat?n lo sabe. Y Sat?n sabe

que esta Madre vuestra os tiene bajo su Manto y quiere ayudaros a alcanzar la santidad, pero dentro de la Orden

de los Carmelitas de la Santa Faz. No ser? posible esa santidad fuera de ella, porque el mundo os perder?a, el

mundo os contagiar?a el mal, y no sabr?ais caminar fuera de la Orden.

?Oh mis queridos hijos! Es necesario que medit?is sobre estas verdades. Ten?is una Orden, los

Carmelitas de la Santa Faz, que ser? el asombro del mundo en santidad y virtud, en ejemplo y modelo de toda

clase; que ser?n unos frailes fuertes, virtuosos y ejemplares; y unas monjas hermosas, virtuosas y ejemplares.

?Cu?nto quiero a mis amad?simas y querid?simas hijas las Monjas Carmelitas de la Santa Faz! ?Qu?

hermosura! Los ?ngeles se asocian llenos de gozo cuando oyen a estas monjitas hacer oraci?n en este Sagrado

Lugar. ?Qu? hermosura de estas Monjas Carmelitas de la Santa Faz!...

Mis querid?simos hijos: es necesario que ingresen en la Orden muchos m?s, muchos m?s, muchos m?s,

de todas las naciones, porque cada naci?n que tenga miembros carmelitas en la Orden recibir? mi protecci?n

maternal, mi amparo y mi refugio. Yo prometo extender mi Manto protector sobre las naciones que tengan

frailes y monjas en la Orden de los Carmelitas de la Santa Faz; y cuanto mayor sea el n?mero, m?s ser? la

protecci?n y el amparo y el refugio...?


Tags: Clemente Domínguez, Papa Clemente, Palmar de Troya, Papa Gregorio XVII, apariciones marianas, Virgen María, Iglesia palmariana

Comentarios