Mi?rcoles, 19 de noviembre de 2008
Charter es una empresa de origen Taiwanes, que inició sus operaciones en El Salvador en el año 2002. Charter es la segunda empresa maquilera de las mismas personas accionistas de la que antes era Mandarín, empresa que cerro justo un año antes, 2001. Cerro de forma extraña, a la vez despidió a todas sus empleadas, a gente del sindicato y no dio razones lógicas para ello. Pero que, como he mencionado, posteriormente crean CHARTER y reinician sus funciones nuevamente.

Ante esto, es interesante recalcar que una empresa del área de las maquilas tiene prerrogativas económicas durante 10 años, es decir, las empresas son exoneradas de pagar impuestos durante un tiempo de 10 años, como medida de fomento de la inversión extranjera. A raíz de esto, muchas empresas deciden cerrar a los 8 años y posteriormente reactivar la producción con otra razón social y otro nombre a fin de seguir manteniendo esos beneficios y no pagar impuestos. En ese sentido ¿Vale la pena tener empresas que viven del pueblo porque sus impuestos los pagamos la gente trabajadora y que a cambio dan un misero trabajo? ¿Que le queda al país con estas “inversiones”?

Las empresas tanto nacionales como extranjeras han encontrado en El Salvador el paraíso maquilero, pues poseen leyes a su favor, en aras del fomento de la inversión extranjera, y lo han aprovechado para sacar la mayor ganancia a costa de la gente salvadoreña. Ante esta situación tanto mujeres como hombres decidieron organizarse y buscar alternativas y parar la voracidad de las empresas, exigiendo sus derechos: mejoras salariales y laborales. Sin embargo, la respuesta han sido despidos y represiones a los sindicatos.

Trabadora en la maquila de ropaPara entender esta situación y dejar al descubierto la permisividad del gobierno salvadoreño con las empresas extranjeras es importante recalcar, que El Salvador ha firmado los acuerdos de libre sindicalización hasta el 29 de agosto de 2006, tras muchos años de presión por parte de las organizaciones sindicales, que con gran esfuerzo se crearon, el gobierno de El Salvador ratificó los Convenios 87, 98, 135 y 151 de la OIT, que garantizan el derecho de la gente trabajadora de adherirse a un sindicato y realizar negociaciones colectivas. Sin embargo, el Ministerio de Trabajo, ente encargada de monitorear y de darle seguimiento, sigue siendo cómplice de las represiones sindicales que se hacen contra las personas que intentan organizarse en las maquilas para exigir sus derechos.

Nada mejor que el caso CHARTER para ejemplificar lo que las empresas maquileras están haciendo en El Salvador. En CHARTER se han dado una serie de violaciones a los derechos laborales: despidos masivos que en su mayoría son madres solteras, contratos flexibles por 3 meses e irrespeto a éstos despidiendo a la gente antes del tiempo estipulado, aumento de metas de producción, represión sindical.

En CHARTER hay hasta la fecha solo 370 personas laborando; sin embargo, Patricia Rivera, Secretaria 1ª de Conflictos, explica que hay menos gente de la que reporta la empresa, además habla de los grandes despidos que se han dado en la empresa, “Lo que ellos manifiestan es que hay 370 personas, pero no son solo obreras y obreros sino que ahí también toman en cuenta al personal administrativo: de oficina, pero en si la problemática es que todavía a final del año pasado (2007) eramos aproximadamente 1,400 personas, y ahora el enorme cambio a 370 personas, quierase o no han sido despidos masivos y lo vemos también por la vía del atentado contra la organización, porque en los primeros despidos que se empezaron el año pasado, en su mayoría fueron afiliados, y en general si eran 50 personas las despedidas de esas 25 eran afiliadas al sindicato, osea vemos, como les decimos a ellos que ni siquiera ellos están cumpliendo con los acuerdos de la libre sindicalización, eso ya es un hecho con el convenio de la OIT. La misma GAP la contempla en su Código de conducta, en el que tiene un articulo especial de la libre organización. Ellos mismos se contradicen”.

Si al SindicatoSe esta hablando de 1,030 personas despedidas, en un período de un año, personas que se quedan sin ingresos, sin seguridad social y sin indemnización. La empresa ha generado una serie de incertidumbre y ha presionado al personal a fin de que se retiren “voluntariamente”. La empresa subió al 150% sus metas de producción para cada persona trabajadora, producción al máximo con el mínimo de gastos posibles, todo esto se trata de un nuevo método de producción y de evaluación en el que se ve en juego la bonificación de sus empleadas, en ese sentido, todas las personas que no alcanzaran globalmente 10 días de trabajo dando su meta (de 150%) y falta un día, por cualquier razón, pierde lo ganado en todos los días trabajados y por tanto obtiene menos dinero de la bonificación. Esto aunado a que el Ministerio de Trabajo acepta y fomenta la conciliación, acepta y recomienda que la persona trabajadora acepte el 50% de sus prestaciones y renuncie al resto de sus derechos laborales.

Lo extraño está en que CHARTER no tiene ni pérdidas financieras, (a la fecha CHARTER, según el Registro de Comercio de El Salvador, ha incrementado sus activos respecto del año 2005) ni han dado indicios de cierre. Sin embargo se rehúsan, según el sindicato y el Comité Nacional Laboral, a innovar y cambiar la maquinaría actual, tampoco accede a realizar más contratos con otras empresas y marcas para producir otras variedades de ropa, por lo tanto sigue dependiendo únicamente de la marca GAP, haciendo los modelos más sencillos de esta marca que implica pocas ganancias para la empresa y poco salario para la gente trabajadora. En este sentido ¿Qué es lo que esta tramando esta empresa?

De acuerdo a Sergio Chávez del Comité Nacional Laboral, lo que está pasando en CHARTER no es un caso excepcional. Es una problemática que está pasando en toda la maquila. En los últimos años se han reducido los ingresos de las personas trabajadoras: les han bajado las bonificaciones e incentivos, les han cortado el trasporte y les han aumentado las metas, con esto el salario de las personas empleadas se ha visto recortado un 27% a un 47%, en comparación a lo que ganaban hace dos años. Además, CHARTER, es una empresa que esta funcionando con una lógica empresarial poco clara, pues tiene una plantilla de 370 personas permanentes a las que les esta pagando un salario, durante un tiempo en el que no hay mucho trabajo. Es decir, están dejando de ganar lo que podrían ganar.

Fuente original:

CHARTER, MANDARIN...: ¿Que nombre sigue después?

Tags: El Salvador, CHARTER, Taiwan, Derechos Sindicales, Maquilas

Comentarios
Publicado por Despistado
Mi?rcoles, 16 de septiembre de 2009 | 21:53
C3Mg0O mtlsnhxiwylk, [url=http://danouyxfdgid.com/]danouyxfdgid[/url], [link=http://ronzdqlnmlic.com/]ronzdqlnmlic[/link], http://uhoryxxpraef.com/
Publicado por Despistado
Domingo, 20 de septiembre de 2009 | 15:22
a0EgvT cyowooqlcbph, [url=http://pllupwioftfx.com/]pllupwioftfx[/url], [link=http://ytfactnuadvk.com/]ytfactnuadvk[/link], http://jdvhjmiuarys.com/