Mi?rcoles, 23 de abril de 2008
La siguiente es una traducción hecha por un colega del blog Chichicaste, se refiere a una entrevista radial hecha por Ami Goodman a Raj Patel autor del libro Obesos y Famélicos: El impacto de la globalización en el sistema aliementario mundial. La entrevista en Ingles se encuentra en la página Democracy Now!

El alza de los precios de los alimentos en diferentes partes del planeta ha encendido una serie de protestas en las últimas semanas, lo que hace resaltar el empeoramiento de los ya críticos niveles de hambre en el mundo. El Banco Mundial calcula que los precios de los alimentos han aumentado un 80 por ciento en los últimos tres años y que al menos 33 países afrontan el descontento social como resultado de esa situación. El Programa Mundial de Alimentos ha emitido una inusual petición de 500 millones de dólares de emergencia para poder lidiar con la creciente crisis. Emitimos la segunda parte de nuestra conversación con Raj Patel, autor de “Obesos y famélicos: El impacto de la globalización en el sistema alimentario mundial” (Stuffed and Starved: the Hidden Battle for the World Food System).

AMY GOODMAN:  Las alza de los precios de los alimentos a nivel global han encendido una serie de protestas en las últimas semanas, destacando la epidemia que empeora el hambre mundial. El Banco Mundial estima que los precios de los alimentos han subido el 80 por ciento en los últimos tres años y como resultado por lo menos treinta y tres países encaran la inquietud social. El secretario de la ONU Ban Ki-moon ha advertido que el crecimiento de la crisis global de alimentos ha alcanzado proporciones  de emergencia.

En las últimas semanas, los disturbios por los alimentos también han brotado en Haití, Níger, Senegal, Camerún y Burkina Faso. Las protestas también han estallado en Marruecos, Mauritania, Costa de marfil, Egipto, México y Yemen. En la mayor parte de Africa Occidental, el precio de alimento ha aumentado en un 50 por ciento—en Sierra Leona, el 300 por ciento. El Programa Mundial de Alimentos ha hecho una hecho una extraordinaria petición de emergencia de 500  millones de dólares para tratar con la creciente crisis. Varias factores causantes dentro del alza global de los precios de alimentos, estan ligados a la actividad humana. Éstos incluyen el cambio climático conducido por el ser humano humano, el costo elevado del petróleo y un dirigido mundo Occidental enfocado en los biocombustibles que los críticos dicen es para convertir el alimento en combustible.

Raj Patel es un escritor, activista y anterior analista político con su libro Alimento Primero, basado en el Área del Bahía. Ha trabajado para el Banco Mundial, para la Organización Mundial del Comercio, para las Naciones Unidas, y también los ha protestado contra ellos en cuatro continentes. Ha publicado un nuevo libro llamado Llenó y Murió de hambre: Obesos y famélicos: El impacto de la globalización en el sistema alimentario mundial. Recientemente se reunió conmigo en San Francisco cuando estuve en Nueva York para hablar del libro y la crisis de alimentos.

Esto es la segunda parte de nuestra entrevista.

RAJ PATEL: Hay dos clases de historias que podemos decir acerca de los precios de los alimentos. Uno es una historia económica, y ésta es una historia acerca de la tormenta perfecta de pobres cosechas y una demanda de la carne en países en desarrollo, la cual está desviándo los granos, y el alto precio del petróleo, los cuales conducen los precios de alimentos — las producción de las granjas, y todo esto al mismo tiempo, el auge de los bio-combustibles, el proceso de cosechar combustibles orientado—lo siento, cosechar alimento orientado preferiblemente a quemarlo que  comerlo. Todo éstos son factores económicos que suben el precio de los alimento.

Pero al mismo tiempo, aquí hay una historia política, y es una historia política de largo-plazo acerca de cómo los países han sido forzados a abandonar su apoyo para sus granjeros y para abandonar los suministros de grano y el almacenamiento de los granos. Y esto es una historia de largo tiempo, y envuelve a las organizaciones como el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio que tienen un control de hierro sobre las economías de la mayor parte de los países más pobres en el mundo. Y lo que el Banco Mundial y lo que la OMC y, hasta cierto punto, el Fondo Monetario Internacional han hecho es forzar a que estos países se aten las manos detrás de sus espaldas, efectivamente, y para atarlos muy firmemente a una  economía internacional alimentaria. Y la consecuencia de ésto es que cuando el precio de alimento sube, estas economías tienen muy pocos recursos y muy pocas posibilidades para defenderse ellos mismos  económicamente.

AMY GOODMAN: Raj, Usted trabajó en estas instituciones que usted ahora critica. Usted trabajó en el Banco Mundial. Usted trabajó en la Organización Mundial del Comercio. ¿Cuánto contacto tiene usted con personas en el otro lado—por ejemplo, con las personas que ahora se levantan por todo el mundo, la mayoría indigente?

RAJ PATEL: Bueno, quiero decir, ciertamente no tengo ningún contacto con nadie del Banco Mundial ni la Organización Mundial del Comercio. Estuve allí cuando hacía mi trabajo doctoral. Hice algunas investigaciónes para el Banco Mundial. Fue un desastre. Y me interné en la Organización Mundial del Comercio para averiguar lo que era.

Pero mis lealtades son y siempre han estado con las personas de las calles. Y trabajo en este momento con habitantes de choza en Durban en Sudáfrica. Pero también estoy conectado a grupos de campesinos y de personas sin tierras alrededor del mundo para hacer ocasionalmente alguna investigación para la Vía Campesina, el movimiento campesino internacional, que por algunas estimaciones tiene sobre 100 millones de miembros. Así que yo definitivamente estoy más conectado y apoyo más sus esfuerzos de desarrollar una más positiva y verdadera democracia alimentaria.

AMY GOODMAN: ¿En su trabajo allí, aún como investigador, qué fue—que tanta comprensión tienen las personas que trabajan allí de lo que pasaba y lo que sus instituciones hacían?

RAJ PATEL:  Te puedo decir, hasta cierto punto, hay una gran negación creativa acerca acerca del sufrimiento que estas organizaciones causan. Te digo, ciertamente dentro del Banco Mundial, cuando trabajé allí, había una bandera, casi de cinco pisos de alto, en la entrada del edificio del Banco Mundial, con un hermoso niño africano y abajo el lema, "Nuestro sueño es un mundo libre de la pobreza". Y ciertamente, hay un tipo de mito-creado por la empresa dentro del Banco Mundial que todo ellos hacían era en beneficio de los pobres, sea que los pobre lo quieran o no. Así que yo ciertamente pienso que hay una opinión que cuándo cosas están difíciles, es amor fuerte que viene del Banco Mundial.

Pero yo no pienso que ellos estén fuertemente conectados a los movimientos de los pobres alrededor del mundo, los cuales dicen fluidamente que lo que el Banco Mundial esta haciendo es actividad destructiva. Y eso es, de hecho, una de las razones que Vía Campesina, el movimiento campesino internacional, comenzó, fué porque el Banco Mundial estaba introduciendo políticas agrícolas a través del mundo en vías de desarrollo, pero ellos lo hacían sin referencia a los los movimientos campesinos o el movimiento de personas sin tierras que existieron. Y esos movimientos se unieron para defenderse contra el Banco Mundial. Y ellos continúan sus luchas contra el Banco Mundial, y el Banco Mundial tiene muy poco, si alguno, contacto con todos ellos.

AMY GOODMAN: Raj, hablanos del café.

RAJ PATEL: El precio de café es absolutamente una función de la forma en que hoy trabaja el sistema de alimentario. Si usted observa el camino que ese café toma desde del campo a nuestras tazas, verá que a los campesinos se les paga una miseria. Los que lo procesan les pagan un poquito más, alrededor de veinte, treinta centavos por un kilo. Los exportadores del grano les pagan un poquito más, algo como cincuenta, sesenta centavos un kilo. Pero cuando se ha procesado y convertido en café instantáneo, es casi $30 un kilo. Y las personas que sacan el mayor parte de dinero de ese proceso son los procesadores de café, los grandes comerciantes internacionales de café, las compañías como Nestle, por ejemplo. Y ésto indica la manera como trabaja el sistema de alimentos en general.

Digo, si imaginas un tipo de reloj de arena, encima hay millones de campesinos que cosechan el alimento que comemos, y en el fondo estamos nosotros los billones de consumidores, y en el centro  están justamente un puñado de corporaciones que median entre las personas que cosechan nuestro alimento y nosotros. Y esas corporaciones, en muchos casos – son usualmente cuatro corporaciones controlando más del 50 por ciento del mercado. Digo, en el té, por ejemplo, una compañía, la Unilever, controla el 90 por ciento del mercado.

Ahora, cuando tienes esa posición de poder del mercado, eres capaz de hacer mucho. Primero, puedes reducir los precios para los campesinos. Y por supuesto la ironía es que campesinos y jornaleros son las mas pobres en el planeta. Así que usted paga lo menos a las personas mas pobres en el planeta.
Y entonces procesado el alimento que es una comida terminada rica en sales, grasas y en azúcares,  alimento que tiende a hacernos querer comprar más, el alimento que nos hace obesos. Y por eso tienes una situación donde hay de seis billones de personas en el mundo, un billón de los cuales son obesos.

AMY GOODMAN: Explique eso mejor, esa conexión con que la que usted comienza realmente su libro. Un billón de personas obesas, 800 millones de personas que se mueren de hambre, que no comen suficiente—explica la conexión.

RAJ PATEL: Bueno, lo que digo es, en el pasado, sucedía que las personas obesas eran los ricos—me disculpas— y las personas con hambre eran los pobres. Hoy, el hambre y la obesidad son ambos signos de personas que no pueden controlar sus dietas. Ellos no pueden controlar, no en una manera de la fuerza de voluntad, pero incapaces de controlar los términos de poder, de tener acceso a frutas y verduras frescas, acceso a los alimentos sanos. Esto Significa, que en Estados Unidos, por ejemplo, es mucho más difícil para las comunidades  pobres y personas de color, en particular, poder tener acceso a frutas y verduras frescas. En West Oakland, por ejemplo, cerca de donde vivo, se tiene una situación donde hay sólo un supermercado en West Oakland y decenas de  decenas de tiendas de vinos y licores en las que no hay fruta y verdura frescas, pero hay alimentos industriales sumamente procesados. Ahora, esto es un signo que de hecho—digo, sería maravilloso para todos nosotros poder tener acceso a estas frutas y las verduras frescas, pero actualmente, especialmente para personas con ingresos bajos, eso es sumamente difícil de hacer. Y así, el ambiente en los que pobres se encuentran  y el cual es construido alrededor de los pobres   conduce a la obesidad y vivir de forma insana en las ciudades, y para los pobres en los campos, este tipo de precios que vienen del sistema industrial de alimento los conducen a cerrar sus negocios .

AMY GOODMAN: Soya.  ¿Nos Puede hablar de la soya?

RAJ PATEL: La soya es el ingrediente—lo que digo, raro. Es la cosecha perfecta en muchas maneras. Rica en proteínas. Es adecuada para la tierra. Realmente robusta. Pero debido a la manera en que hacemos crecer la soya por medio de la agricultura y el monocultivo industrial, este proceso de plantarla toma las virtudes biológicas y las transforma en una enfermedad social. La soya se encuentra ahora en tres-cuartos de todo—de alimentos procesados en las estanterias de los supermercados y en casi todo lo que la industria de comida rápida nos provee. Ahora, la soja—está en éstos alimentos porque es muy flexible. Puede ser utilizado como un aceite vegetal. Puede ser utilizado como un emulsionante. Puede ser utilizado como un agregado en la carne, por ejemplo.

Pero el problema es, por supuesto, que mucha de la soya que es cosechada en el mundo viene de Brasil. Brasil es, en alguna medida, el exportador más grande de soya de mundo. Y esas plantaciones de soya han estado invadiendo los campos brasileños y también la selva. Los campesinos de la soya entran a la selva, la talan y plantan la soya. Y peor aún, Brasil abriga, de acuerdo a la Organización Internacional del trabajo, abriga a 50.000 esclavos, esclavos que trabajan en plantaciones de soya, quienes también en su mayoría trabajan  en plantaciones de biocombustibles y plantaciones de caña de azúcar. Y es a través de la explotación de estas personas que tenemos carne barata, que podemos tener estos tipo de aditivos alimenticios que se recortan un par de centavos al precio de nuestros alimentos. Así, sí, digo, esto— la soya se convierte en un emblema de todo la  equivocado que es la manera en que producimos los alimentos y ofrece esperanza quizás sobre la forma en que nosotros nos reconectemos de nuevo a los alimentos en una manera diferente.

AMY GOODMAN: ¿Nos Puede hablar de las corporaciones que tienen tanto control sobre la provisión de alimentos? Denos una historia de, ah, United Fruit, bien, la compañía de Duane Andreas, Archer Daniels Midland, que patrocinan tanto los medios de comunicación que vemos hoy.

RAJ PATEL: Sí. digo, por supuesto, la historia del capitalismo y los alimentos industriales es muy larga en verdad. pienso, la East India Company, por ejemplo, la Compañía Oriental inglesa de India fue responsable de conducir la colonización de India y de la imposición subsiguiente de mercados de alimentos.

Pero en el siglo XX, el ejemplo de infante con cartel delictivo corporativo es la compañía United Fruit. La Compañía United Fruit controló el vasto ancho  de Centro América, y es por su control en esa región para hacer plantaciones de plátanos que tenemos el término "república bananera". Y la "república bananera" es un despreciable caso de culpar a la víctima. Estas repúblicas bananeras existieron porque los dictadores de hojalata que las gobernaban tenían un vínculo a la compañía United Fruit, antes que realmente a las personas sobre quien ellos gobernaron. Ahora, la Compañía United Fruit se encontraba en Guatemala, donde un presidente democráticamente elegido quiso instituir un sistema básico de impuestos justo. Y así, él deseaba—éste fue Jacobo A. Guzman, yo creo, que quiso taxear la tierra por un justo valor del mercad. Ahora, antes de permitirlo, la Compañía United Fruit llamó a sus amigos de la CIA, quienes instigaron un golpe de estado. Y a consecuencia de ese golpe de estado, habo una sangrienta guerra civil por cuarenta años; 200.000 personas  murieron; y así también, pudimos también tener bananos baratos. Ahora, esta clase de manipulación total de economías internacionales es algo que no solo sucede en el sur; sucede aquí mismo en Estados Unidos.

AMY GOODMAN: El autor de Obesos y famélicos: El impacto de la globalización en el sistema alimentario mundial, basado en el Área de Bahía.



Tags: Raj Patel, Obesos y Famélicos, libros

Comentarios
Publicado por blasapisguncuevas
Martes, 20 de mayo de 2008 | 20:41
As? funciona el capitalismo: ejemplo te?rico.

20 jornaleros trabajan para un latifundista y cobran 36 euros por jornada. En total 720 euros. 36 c?ntimos por kg. Han cosechado cada uno 100 kg y 2000 entre todos. El patr?n vende a 1 euro el kg y ha ganado 1280 eEsto sucede en casi todos los sectores econ?micos salvo que haya peque?as excepciones y diferencias uros. Un intermediario compra 4000 kg a dos Patrones y los vende a 1.5 el kg. Ha ganado 2000 euros. Un mayorista compra 8000 a dos intermediarios, a 1.5 y los vende a 2 euros. Su ganancia es de 4000 euros; 2 grandes almacenes compra 4000 kg y para venderlos usan a 20 obreros. Supongamos que los venden a 3 y que pagan 36 euros por obrero. Sus ganancias son de 3280 euros y 720 pagan a los obreros.

M?s claro no queda ni el agua, pese a los impuestos que cada empresa pague y las cotizaciones a la seguridad social. Ganancias individuales
brutas: 36 - 1280 - 2000 - 4000 - 3280 - 36. Esto sucede en casi todos los sectores.
Publicado por blasapisguncuevas
Martes, 20 de mayo de 2008 | 20:44
Imaginemos un mundo con 100 agricultores, que producen 100 kg de jud?as por cabeza, diez intermediarios o menos, y cuatro mayorista como m?ximo, y, para acabar, 100 vendedores m?ximos.Toda la cosecha se vende. ?Qu? acontece aqu?? Primero observaremos que si un mayorista compra toda la producci?n, 10000 kg a 1.5 y vende a 2.5, ganar? 10000 euros. Si intervienen dos mayoristas pueden comprar 5000 kg y ganar 5000 euros cada uno; si tres, podr?n comprar 3333 kg y ganar?n identica cantidad en euros ; si cuatro, la ganancia alcanzar? los 2500 euros.
Veamos el caso de los intermediarios, si interviene uno, podr? ganar 5000 euros; si dos, 2500; si tres, 1666; si cuatro, 1250; si, cinco, 1000; si 6, 833; si, siete, 714; si ocho, 622; si nueve, 555; finalmente, si intervienen diez, 500 euros.Y un sinf?n de variables m?s. En fin , a medio euro por cada kg de jud?as adquirido.Han comprado a uno y vendido a 1.5, un cincuenta por ciento m?s. En el caso de los vendedores, lo m?nimo a ganar ser?a de
Publicado por blasapisguncuevas
Martes, 20 de mayo de 2008 | 20:47
250 euros, lo m?ximo en un gran almacen o supermercado, 25000 euros en bruto.

Lo siguiente apareci? en un peri?dico espa?ol, el diario el mundo.

Seg?n el gr?fico de la p?gina 34, donde se detalla cu?l es el recorrido de un alimento hortofrut?cola desde que el agricultor lo vende hasta que el consumidor lo compra y las comisiones de los que intervienen, se deducen cifras representativas de qui?n se queda con el dinero. El cuadro refleja la situaci?n de Almer?a, considerada la huerta de Espa?a, con el 20% de la producci?n total. En la pasada campa?a (2001-2002), en esta provincia andaluza se generaron 2,49 millones de toneladas. Si el precio medio en origen fue de 0,57 c?ntimos de euro por kilo y en destino de 2,84 euros, el resultado es que los intermediarios o mayoristas se embolsaron 2.293,19 millones de euros, lo que supone ser responsables de un 32% del importe final. De esa cantidad, s?lo los comisionistas se llevaron el 57,6%.