Lunes, 24 de septiembre de 2007

Imagen
11 de septiembre de 2001, Estados Unidos


EL ADVERSARIO
Por Ignacio Ramonet


Era el 11 de septiembre. Desviados de su misi?n ordinaria por pilotos decididos a todo, los aviones se lanzan hacia el coraz?n de la gran ciudad, resueltos a abatir los s?mbolos de un sistema pol?tico detestado. Muy r?pido: las explosiones, las fachadas que se hacen pedazos, los derrumbamientos con un estr?pito infernal, los supervivientes que huyen despavoridos, cubiertos de escombros. Y los med?a que difunden la tragedia en directo...

Imagen
11 de septiembre de 1973, Chile

?Nueva York, 2001? No, Santiago de Chile, 11 de septiembre de 1973. Con la complicidad de Estados Unidos, golpe de Estado del general Pinochet contra el socialista Salvador Allende, y bombardeo intensivo del palacio presidencial por las fuerzas a?reas. Decenas de muertos y el inicio de un r?gimen de terror que se prolongar? durante quince a?os...

M?s all? de la legitima compasi?n con respecto a las v?ctimas inocentes de los odiosos atentados de Nueva York, ?c?mo no reconocer que el propio Estados Unidos no es -no m?s que ning?n otro- un pa?s inocente? ?No ha participado en acciones pol?ticas violentas, ilegales y con frecuencia clandestinas en Am?rica Latina, en ?frica, en Oriente Pr?ximo, en Asia... cuya consecuencia es un tr?gico correlato de muertos, de "desaparecidos", de torturados, de presos, de exiliados...?

La actitud de los dirigentes y de los media occidentales, su escalada pro estadounidense, no deber?an ocultarnos la cruel realidad. A trav?s del mundo, y en particular en los pa?ses del Sur, el sentimiento que con mayor frecuencia han expresado las opiniones p?blicas con motivo de estos atentados condenables ha sido: "?Lo que les ha pasado es muy triste, pero les est? bien empleado!".

Para entender una reacci?n as?, puede no ser in?til recordar que a lo largo de toda la "guerra fr?a" (1948-1989), Estados Unidos se lanz? a una "cruzada" contra el comunismo que en ocasiones adquiri? ribetes de guerra de exterminio: millares de comunistas liquidados en Ir?n, doscientos mil opositores de izquierda suprimidos en Guatemala, cerca de un mill?n de comunistas aniquilados en Indonesia... Las p?ginas m?s atroces del libro negro del imperialismo norteamericano fueron escritas en el transcurso de esos a?os, marcados tambi?n por los horrores de la guerra de Vietnam (1962-1975).

Se trataba ya de "el Bien contra el Mal". Pero en aquellos tiempos, seg?n Washington, sostener a terroristas, no era forzosamente inmoral. Por medio de la CIA, Estados Unidos preconiz? atentados en lugares p?blicos, secuestros de aviones, sabotajes y asesinatos. En Cuba contra el r?gimen de Fidel Castro, en Nicaragua contra los sandinistas o en Afganist?n contra los sovi?ticos. Fue all?, en Afganist?n, con el apoyo de dos Estados muy poco democr?ticos, Arabia Saud? y Pakist?n, donde Washington estimul? en los a?os 70 la creaci?n de brigadas islamistas reclutadas en el mundo ?rabo-musulm?n y compuestas por lo que los media llamaron los "freedom fighters", ?combatientes de la libertad! Como es sabido, fue en aquellas circunstancias en las que la CIA comprometi? y form? al ya c?lebre Osama Bin Laden.

A partir de 1991 Estados Unidos se instal? en una posici?n de superpotencia ?nica y margin? de hecho a Naciones Unidas. Hab?a prometido instaurar un "Nuevo Orden Internacional" m?s justo, en nombre del cual condujo la Guerra del Golfo contra Irak. Pero, en contrapartida, permaneci? en una escandalosa parcialidad a favor de Israel en detrimento de los derechos de los palestinos (1). Adem?s (y a pesar de las protestas internacionales) ha mantenido un embargo implacable contra Irak, que preserva al r?gimen y mata a miles de inocentes. Todo esto ha envenenado las opiniones del mundo ?rabe-musulm?n y ha facilitado la creaci?n de un campo de cultivo en el que se ha ido extendiendo el islamismo antiamericano.

Al igual que el Dr. Frankenstein, Estados Unidos ve ahora a su antigua creaci?n, Osama Bin Laden, dirigirse contra ?l, con una violencia demencial. Y se dispone a combatirlo apoy?ndose en dos Estados, Arabia Saud? y Pakist?n, que desde hace treinta a?os son los que m?s han contribuido a extender a trav?s del mundo redes islamistas apoyando y aplicando m?todos terroristas.

Veteranos de la guerra fr?a, los hombres que rodean al presidente George W. Bush tal vez no est?n descontentos con la din?mica que experimentan las cosas. Quiz? consideran incluso que se trata de una buena ocasi?n. Porque, milagrosamente, los atentados del 11 de septiembre les restituyen un factor estrat?gico del m?ximo nivel, del que se hab?an visto privados durante diez a?os, desde el hundimiento de la Uni?n Sovi?tica: un adversario. ?Por fin! Bajo el nombre de "terrorismo" este adversario designado, como todo el mundo sabe, es a partir de ahora el islamismo.

A partir de este momento, las m?s terribles din?micas podr?an desencadenarse. Incluyendo una versi?n moderna del macartismo que tomar? como objetivo a los adversarios de la globalizaci?n. ?Os gustaba el anticomunismo? ?Adorar?is el anti-islamismo!

(1) l?ase a Alain Gresh, Israel, Palestine. V?rit?s sur un conflict, Fayard, Par?s, 2001.


Texto original de noviembre de 2001.

Tags: 11-S, Torres Gemelas, Palacio de la Moneda, Estados Unidos, Chile, terrorismo, Ignacio Ramonet

Comentarios
Publicado por Despistado
Martes, 25 de septiembre de 2007 | 15:50
Malditos, mil veces malditos los pretendidos instauradores del nuevo orden, los autonombrados defensores de las democracias; mentirosos asesinos, piratas homicidas en tierra, agua y cielo.
Miserables ladrones de los recursos naturales de las naciones; corruptos magnates vejadores de la inocencia de los pueblos.
Am?n
Adriana
Publicado por vvv
Viernes, 28 de septiembre de 2007 | 19:50
Lo del WTC No fue mas que el pretexto creado por el mismo gobierno yanqui para poder meterse de lleno a explotar el oriente medio.
El que crea que un tipo barbudo metido en una cueva en afganistan, orquesto ese magistral ataque, sencillamente es un tonto.
USA, sabe muy bien cual su objetivo y los medios para proporcionarselos, las bajas son solo eso, bajas. (horrible no?)
Pobres los nobles comunistas que se vieron acosados por los yanquis. A final de cuentas, comunismo y yanquismo son lo mismo, solo que los segundos son mil veces mas organizados.
la cosa esta mala y por el camino que vamos, este mundo va a explotar por todos lados.

vvv