Jueves, 01 de marzo de 2007
Imagen

Juan de Ramos insconciente



Ayer, 28 de febrero, D?a de Andaluc?a, se celebr? en Espa?a un acontecimiento deportivo que deber?a suponer espect?culo y fiesta: se enfrentaban en cuartos de final de la Copa del Rey del f?tbol espa?ol los dos equipos m?s potentes de Sevilla y posiblemente de Andaluc?a.

Pero los hechos fueron bien diferentes. Las directivas de ambos equipos llevaban semanas caldeando el ambiente y ayer explot? en el campo del Betis, llamado "Ru?z de Lopera".

Una moneda impact? en la cara de Del Nido, presidente del Sevilla y una botella en la espalda de Daniel Alves, jugador del Sevilla, algo m?s tarde. Todo esto entre insultos, lluvia de objetos y humillaciones de parte de algunos energ?menos de la hinchada local. Aunque lo m?s lamentable, sin duda, fue el golpe recibido en la cabeza por Juan de Ramos, entrenador del equipo visiante, con una botella llena de agua de litro y medio, procedente de las gradas, que le hizo perder el conocimiento y pasar la noche en el hospital.

Por otro lado, los m?s radicales aficionados del Sevilla se dedicaron a quemar contenedores en las calles y a otros actos de bandalismo salvaje. La ambulancia quellevaba a Juan de Ramos al hospital fue despedida con piedras y gritos que dec?a "Juande mu?rete". El partido, l?gicamente, hab?a sido suspendido y queda pendiente de resoluci?n federativa. ??Qu? verg?enza!!

Hay que decir que las aficiones de ambos equipos sevillistas pueden ser ejemplares pero que, sin duda, sus directivas y ese grupo de energ?menos han da?ado gravemente un bonito deporte que deber?a suponer todo un disfrute para los que realmente lo vemos como deporte.

El castigo debe ser ejemplar tanto para los que lanzaron objetos como para las directivas y aquellos que secundaron tales actos de cavern?colas.

Tags: Betis, Sevilla, Juan, de Ramos, botella, hospital, fútbol

Comentarios